Fe y Alegría: Un corazón que se siente

La necesidad de un pueblo, la generosidad de un albañil y su esposa y la disposición de ayudar de un sacerdote y un grupo de jóvenes, fueron suficientes para que, con las bendiciones de Papa Dios, naciera Fe y Alegría: un movimiento de Educación Popular, Integral y de Promoción Social. En la sala de una humilde vivienda, en un barrio de Caracas cien niños sentados en el suelo, con sed de educación, sembraron la semilla que más tarde se convertiría en un árbol que hoy da frutos en Venezuela, el resto de Latinoamérica, África y Europa.

Venezuela estaba sumida en el abandono, la miseria y la desidia, en plena dictadura de Marcos Pérez Jiménez. El P. José María Vélaz, sj, en sus visitas a los barrios de Caracas se dio cuenta que la mayor debilidad era la ignorancia de la gente. Sumente, que fácil se hundía en sueños gigantescos, imaginó una red de escuelas para ofrecer educación a los más pobres. Llegó así el 5 de marzo de 1955: El P. José María Vélaz, junto con estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello, vivían el nacimiento de Fe y Alegría en la casa de Abraham y Patricia Reyes.

Con el paso del tiempo, el sueño del P. José María Vélaz fue creciendo, tomando fuerza y sobre todo, fue contagiando a cientos de personas que se sumaban a la idea de ofrecer educación a los más necesitados. Poco a poco Fe y Alegría comenzó a dar frutos en Venezuela y el P. Vélaz se encargó de llevar la semilla a otros países de América Latina y con firme propósito de llegar también a África.

Con la constancia de una gota que cae sin cesar, Fe y Alegría ha ido creciendo. En Venezuela sumamos 170 escuelas, 5 institutos universitarios, 24 emisoras de radio educativas, un centro de formación e investigación con dos sedes y 91 centros de capacitación laboral. Organizados en 3 programas, ofrecemos educación de calidad para niñas, niños, jóvenes y adultos.

Fe y Alegría nació para impulsar el cambio social por medio de la Educación Popular Integral

P. José María Vélaz, s.j.

Fundador

0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *